Gracias familia y gracias amigos por estos buenos días pasados con vosotros. He tenido el tiempo suficiente para relajarme, para pensar en muchas cosas, para ordenar la mente y descansar antes de cruzar a Marruecos. Gracias por acogerme en vuestras casas, por ser quienes sois y hacerme quien soy.
Gracias!

Lo que está por venir me emociona, siento que es ahora cuando la aventura comienza. Hacia nuevos horizontes, con paso firme, hacia allí me lanzo, hacia lo desconocido, hacia el silencio. Nos vemos en unos días en Fès, Maruecos, d’onde nos encontraremos mi hermano Joan Manel, Thomas, Natalia y yo para llevar a cabo el proyecto humanitario de este año. Estad atentos, porque tenemos el presentimiento de que va a ser muy grande.

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *