Todo lo que sube baja. Quedaron atrás los Atlas, llegaron las llanuras desérticas, el viento, las tierras áridas y los oasis, y de vuelta me marcho hacia las montañas, hacia donde más cómodo me siento, hacia el fresco y los puertos con sus curvas.

 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *