Julio de 2017,

A la semana de volver de un viaje por Oriente Medio, a través de Irán, Irak y Turquía, recibo una llamada del banco. Tienen varias preguntas que desean hacerme sobre los 500 dolares retirados en un cajero automático de la Ciudad de Erbil, la capital del Kurdistán iraquí. Varias visitas al banco han sido necesarias para explicar en qué he gastado el dinero. Les muestro fotos y videos de la pequeña reforma realizada en la escuela de un campamento de refugiados Yazidíes en los que he destinado el dinero. Un pequeño proyecto humanitario llevado a cabo gracias a amigos y familiares. Si, es el propio banco quien me insinúa de que con esa cantidad de dinero se puede financiar al famoso estado islámico. Si, el banco. No me lo puedo creer, he hecho saltar una alarma al retirar unos dolares en Irak para una buena causa. La ciudad de Erbil, que tanto me ha ofrecido, de la que tanto he aprendido en tan poco tiempo y en la que cuantiosas amistades se han forjado. ¿Sabéis que Erbil está entre las 50 ciudades más seguras del mundo? Pues así es, estilísticamente es más segura que muchas de nuestras famosas capitales europeas. Ahí dejo el dato.

Octubre de 2017,

Ha ocurrido un terremoto en el Kurdistán iraní, ha dejado varios muertos y cientos de heridos. Centenares de personas sin hogar… Al aprender la noticia, contacto enseguida a un buen amigo en la ciudad de Kamyaran. Están todos bien, sin embargo, el pueblo se está movilizando para prestar ayuda a los afectados en la región. Quiero aportar mi granito de arena y pretendo enviar 100 euros. Acudo a mi banco, y hablo con quien unos meses atrás me cuestionaba sobre mi estancia en Irak. Es necesaria una fotocopia del pasaporte del destinatario para hacer una solicitud de transferencia bancaria hacia Irán. Aun así, eso no garantiza que sea aprobada la transferencia. Tal y como me lo imaginaba, mi solicitud es denegada. NO se me permite enviar dinero a Irán, aun demostrando a quien se le envía el dinero y para que servirá… Pruebo en otros bancos, recibo la misma respuesta. Lo siento les digo por teléfono a mis amigos iranís, no puedo ayudaros desde casa.

Noviembre de 2018,

En Irán hice muy buenos amigos, muchas personas me abrieron las puertas de sus casas y me acogieron como uno más de la familia. Desde entonces no he dejado de pensar en todos ellos. Y hoy, una de esas personas que tanto me dió, necesita ayuda. Una pequeña ayuda económica para postular por un visado para Bélgica y así salir en busca de una nueva vida. La situación en su país es dura. Ya sabéis todos la imagen que tiene Irán en los medios de comunicación y como muchos gobiernos quieren marginalizar al país bloqueándolo de todas las formas posibles.
Aunque creo haber encontrado la manera de hacerle llegar el dinero. Hablo con Ricardo, un amigo italiano que conocí en Irán mientras viajaba, ambos conocimos allí a Majid, la bonanza en persona. Entre ambos decidimos enviarle 100 euros con los que podrá pagar los gastos burocraticos para intentar obtener un visado para salir del país. Tan solo quiere una oportunidad para encontrar un empleo que le permita ayudar a su familia desde la distancia.
Una tercera persona es necesaria para hacer llegar el dinero. Aquel que le transmitirá el dinero. Así pues, le hago una transferencia a través de un famoso portal de pagos instantáneos por internet. En la sección de comentarios del envío de dinero escribo, «Dinero para Majid, Shiraz». (Shiraz, es el nombre de la ciudad de Majid) Apenas pasan 5 minutos cuando recibo un correo del portal de pagos.

Resulta que la palabra «Shiraz», ciudad iraní, antigua capital Persa, ha hecho saltar una alarma en la plataforma online y se me exige redactar un correo explicando el motivo de la transacción y en que será usado el dinero. DE mientras, mi cuenta y fondos son bloqueados Si, una simple palabra. NO me lo puedo creer.
Tras escribirles una carta extensa explicándolo todo, recibo un correo en el que me notifican de que no se me permite enviar el dinero…

NO me lo puedo creer… Aunque no pierdo la esperanza, voy a encontrar la manera de hacerle llegar nuestra ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *