POR FRANCESC ZAMORA

De viajes, hace ya tiempo que no escribe uno

Aún siendo los viajes la esencia principal de ésta página web -creada para compartir ciertas andanzas por el mundo del abajo firmante- , de viajes, hace ya tiempo que no escribe uno. Cierto es, que uno ya no viaja como lo solía hacer, con su mochila a la espalda y enlazando trenes, montado en bicicleta, aviones y demás. Aunque no importa, porque recorrer largas distancias no siempre significa viajar. Me gusta pensar que el auténtico viaje es el que se produce dentro de uno mismo. Ya sea viajando a través de un libro como a través de un mapa impreso. Aún así, en los últimos meses sí he gozado de varias escapadas sobre dos ruedas que no pueden faltar durante los meses calurosos del verano.

De viajes, hace tiempo que ya no escribe uno
SUCEDE, SOBRE RUEDAS

Hace unas semanas, como no, volví a montar sobre mi bicicleta -extensión del cuerpo y mente humana con la que avanzar junto con las brisas de aire- y aún teniendo un ruta aproximada en mente, me dejé llevar por sinuosas carreteras. Porque así lo permite esta curiosa forma de desplazarse. Un pequeño viaje de casi 500 kilómetros, ida y vuelta, desde la costa mediterránea hasta mi tierra natal. (Andorra)

Un pequeño periplo por algunas carreteras ya conocidas, a la vez que por nuevos caminos descubiertos a base de golpes de pedal. Nuevos paisajes, muchos metros ascendidos y cuantiosos descensos por puertos de montaña como recompensa. Sin duda una hazaña dura físicamente, aunque altamente gratificante para el cuerpo y la mente.

Con una temperatura máxima de 42 grados, creo que batí mi récord de líquidos ingeridos en las 9 horas que estuve montado durante uno de esos días, el más duro quizás del periplo, para recorrer los algo más de 110Km a través de varios puertos de montaña. Varios litros de agua y una gran cantidad de bebidas enlatadas fueron el combustible para mi delgado cuerpo. 0 emisiones de gases, que es de lo que tanto se habla últimamente. Mínimo impacto medioambiental, gran impacto sentimental para el que recorre largas distancias sobre su máquina de crear sonrisas. Todo el mundo sale ganando, sin duda.

Como punto fuerte del pequeño viaje, a parte de volver a ver a mi hermano y a muchos de mis amigos en el Principado de Andorra claro está, sin duda la noche de acampada en lo alto del puerto de «la Creueta« desde donde disfruté de una perfecta noche estrellada, con lluvia de estrellas incluida, (las Perseidas), es de lo que más gocé. Me desperté sobre las cuatro de la madrugada y observé el cielo nocturno en silencio durante casi dos horas.

Y esos son el tipo de momentos que uno sale a buscar cuando viaja, por lo menos yo. Ya sea para conectar con uno mismo, con el mundo, con las personas que están a nuestra espera en tantos lugares o incluso para conectar con el universo. SER.

De viajes, hace tiempo que ya no escribe uno

ALGUNA REFLEXIÓN MÁS

Recuerdo grandes momentos vividos durante los últimos años de mi vida como si no estuviesen separados por una posición en la linea temporal de mi existencia. (Grandes momentos como aquella no tan lejana noche bajo las estrellas.) Como si fuese ayer, dice la expresión. Y cada uno de ellos son momentos que jamás había imaginado que sucederían. Sorpresas que te da la vida, personas que quizás estaban destinadas a cruzarse en tu camino y puestas de sol con las que nunca habías soñado. Pequeños momentos que se convierten en grandes experiencias porque simplemente uno los vive. Porque se es consciente de que están sucediendo y acaba formando parte de ello. Aunque no siempre es el caso.

Y ahí está la trampa en la que todos somos presa fácil en algún momento. Pasamos de largo de lo que podría ser grandioso, magnifico. Porque uno vive con prisas, ansiando un futuro perpetuamente inalcanzable. Queremos más y más, y como en muchos otros aspectos de nuestras vidas, eso nunca nos satisface. Vivimos en una constante lucha por conseguir algo que no está en el momento presente. Es como intentar llenar una botella cuando esta está agujereada en su base. Jamás se llena por completo.

Afortunadamente, al final uno se da cuenta de que menos es más y aprende a gozar de las pequeñas cosas que siempre han estado ahí para nosotros los mortales.

FRANCESC ZAMORA

EL OBSERVADOR OBSERVADO

TE PUEDE INTERESAR:

PROYECTOS SOLIDARIOS

1100Km a vuelo de pájaro

Una pequeña donación, un pequeño gesto, una bolsa con alimentos para alguien que está pidiendo auxilio a las puertas de un supermercado, una sonrisa a un desconocido, un «buenos días» y un «muchas gracias»… Creo que no somos conscientes de hasta qué punto un pequeño gesto puede alterar el curso de la historia de otras personas.

Leer más »
«WANNA JOIN?» – NO NAME KITCHEN
PROYECTOS SOLIDARIOS

«Wanna join?» – NO NAME KITCHEN

¿Tenéis un minuto? Si es el caso, aquí va un video de la No Name Kitchen. Porque siguen trabajando día tras días para ayudar a todas aquellas personas que tanto necesitan ayuda.

Leer más »
Los microcréditos de Kiva
PROYECTOS SOLIDARIOS

Los microcréditos de Kiva.org

«Los microcréditos de Kiva.org son sin duda una forma fácil de colaborar con la sociedad desde la comodidad del hogar. A través de estas pequeñas acciones se logran financiar proyectos en la mayoría de los países del globo.

Leer más »
Leon - Obs
RELATOS

A golpe de pedal también se avanza

Todas esas horas montado sobre la bicicleta me aportan más de lo que siempre imagino cuando me decido a recorrer ya sean diez, veinte, o doscientos kilómetros. Esos momentos de soledad, de plenitud y de libertad son más importantes de lo que uno pueda creer.

Leer más »
PROYECTOS SOLIDARIOS

Cupones por comida, de la No Name Kitchen

Compañer@s, hoy volvemos con un pequeño post para hablar sobre la nueva campaña de ayuda humanitaria lanzada por nuestros amigos de la No Name Kitchen. Una nueva campaña llamada «Cupones por comida» con la que se espera poder ayudar a muchas personas en una situación realmente difícil.

Leer más »
EL OBSERVADOR OBSERVADO

Desde el Observador Observado, seguimos adelante.

Desde el año 2012, el Observador Observado se ha comprometido a colaborar con varias organisaciones, aunque también, y como sabrán los que nos siguen, ha llevado a cabo varios proyectos solidarios en varios países del globo. Nos hemos desplazado a Marruecos, Irán, Irak, Argentina, Serbia, Bosnia y Herzegovina, el Principado de Andorra y Turquía, además de haber colaborado con micro-créditos en más de treinta países a través de la plataforma Kiva.org.

Leer más »

TE PUEDE INTERESAR:

Kevin
1100Km a vuelo de pájaro
Bajo el manto de estrellas
De viajes, hace ya tiempo que no escribe uno
«WANNA JOIN?» – NO NAME KITCHEN
"Wanna join?" - NO NAME KITCHEN
Los microcréditos de Kiva
Los microcréditos de Kiva.org
nnk
Cupones por comida, de la No Name Kitchen
pexels-artem-podrez-7048016
Desde el Observador Observado, seguimos adelante.
Observador Observado

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram
Colabora con el autor a través de
© Copyright 2021 El Observador Observado - Todos los derechos reservados

DBxSJwsPz2hr765C19hWyzCnFEGgPkUHH5

* Las donaciones al autor sirven para cubrir los gastos de mantenimiento de ésta página web, y, si se puede, para pagar algún que otro café mientras se genera contenido. En cuanto a las donaciones para los proyectos solidarios, por favor, ponte en contacto a través del correo obs@elobservadorobservado.com